La trayectoria de esta promotora se remonta a los primeros años 80, cuando Julio Rey se estableció como constructor. A lo largo de cinco lustros de actividad, la empresa se desarrolla en el área de Santiago de Compostela, acompañando al entusiasta crecimiento de la ciudad. Desde las primeras construcciones para particulares hasta proyectos de mayor envergadura en zonas residenciales, la evolución de Julio Rey se caracterizó por la satisfacción personalizada del cliente. Las últimas actuaciones de nuestra empresa, sin abandonar el ámbito de la capital, se sitúan en zonas costeras de la Ría de Arousa como Corrubedo y Aguiño, pueblos del municipio de Ribeira y de gran porvenir y atractivo turístico.

En la actualidad volvemos con fuerza a la capital de Galicia para acometer nuevos proyectos siguiendo la senda marcada desde el principio por la empresa: el compromiso con la calidad.